8 de abril de 2010

No puedo evitar.

La sensación de querer pegarle una piña en la cara cada vez que veo una monja. Por mas que sea viejita. Y encima las muy conchudas no pagan boleto en el bondi.

3 comentarios:

perez dijo...

¿No pagan? Como los canas.

Kiú dijo...

Yo les pegaría en la cara con un consolador.
Aunque pensándolo bien, quizás les guste...
Frígidas!

Lalo dijo...

no pagan, es mas, ayer un tipo de seguridad privada tampoco pagó el bondi, estaba vestido muuuy parecido a un cana, pero no lo era. cada dia me caen peor estos colectiverous.