12 de agosto de 2010

Mi familia es un dibujo.

Ayer mientras mi mente vagaba por los mares de la siesta se me vino en un sueño mi abuelo y cuando desperté comencé a meditar un rato largo sobre mi familia.
En realidad en su mayoría no fueron pensamientos demasiado felices ni divertidos porque mi familia es un embole o un mambo negro, por lo menos del lado de mi viejo, pero del lado de mi vieja son un quilombo salido de alguna peli bizarra.

Mi tio Jorge por ejemplo es un gordo de esos que siempre fueron gordos. Usa siempre remeras que le quedan chicas y su panza es taaan pero tan grande que la gente no puede evitar mirarla, en parte por lo grande y en parte por que tiene una cicatriz perfecta que la cruza verticalmente casi en su totalidad. Si lo mirás a la cara es igual a Paul McCartney pero con sobrepeso. Es uno de esos tipos que siempre tiene un chiste en la manga, normalmente es un chiste bastante subido de tono.
Lo mas gracioso de mi tio es que siempre pero siempre tuvo uno de esos laburos en los cuales es requisito indispensable que se te vea la raya del culo, fue primero chapista, plomero/gasista, carnicero, taxista de esos que tienen en el asiento las bolitas para masajear y ahora volvió al laburo que mas muestra la raya del traste: mecánico.
Tiene una casa en Mar del tuyú y la última vez que fuimos con mi viejo y mi vieja juntos, cuando yo tenía aproximadamente 7 años recuerdo que a pedido de mi tio mi vieja llevo al viaje una colcha enorme de esas tipo telar. Mi tio no dejó oportunidad en cada siesta para decir siempre el mismo chiste a los gritos y sin poder decir la última sílaba sin comenzar a reirse: Me voy a acostar a la colcha de mi hermana!!!! Ese fué el verano en que descubrí las armas, cuando ibamos de ida a mi tio se le cruzó un caballo en la ruta, por poco nos matamos sino fuese por que su auto era una Rambler enorme color bordó que mas que un auto parecía una lancha, luego de chocar con el caballo y viendolo tirado ahí nomás en la ruta mi tio sacó de la guantera su pistola y le pegó un tiro, después nos explico que una vez que a un caballo se le quiebran las patas no hay vuelta que darle.

Mi tio Carlos es totalmente mas raro que mi tio Jorge, es Rambo. Es más, es tan mas extremo el gusto de mi tio por las armas que me di cuenta despúes de escribir que no podía estar contando esto por internet. Así que lo dejaremos para otro blog un poco mas anónimo. Yo sé que no se hace esto de dejar con la intriga pero bueno.

Hace poco me enteré por boca del tio Jorge que toda esta pasión por las armas tiene un antecedente muy claro, y ahí comprendí todo. Resulta que mi abuelo al cual nunca conocí era parte de la mafia alemana que había en Parque Patricios (barrio donde se criaron mi vieja y sus hnos). Contó además un par de episidios de cuando eran medio chicos que no me quedaron del todo claro, pero implicaban armas y una huida por una puerta de atras de un restaurante que pertenecía a mi abuelo.

Y cuando pienso en todo esto mi vida me parece claramente un bodrio.

4 comentarios:

Anita Leporina dijo...

Tu vida serà un bodrio, pero tu blog es muy bueno.

Kiú dijo...

Es muy chistoso y bizarro cuando es tu tío.
Digo... MI VIEJO es igual a tu tío Jorge, pero se llama Carlos.

:/

JAJAJAJA

sritam dijo...

Ay, por favorrrr!!
Mañana voy a ver al Bagre.

anita dijo...

te podrías escribir un blog sobre mi papá miguel.
las armas no te llamarían tanto la atención.