13 de mayo de 2010

'(...) podrían hacer una apuesta con eso.'

resulta que hace poco en un bar un amigo le dijo a otro
si vos vas, y hacés un movimiento con esa mina, yo durante todo el año me dejo llamar la perra de bola. hacemos una fiesta. me pongo una peluca, una remera que diga la perra de bola, en rosa, y unas calzas con la cara de bola en cada nalga, y voy toda la noche a comprar la cerveza en patines. le ponemos el día de la perra de bola.

4 comentarios:

Lalo dijo...

en el barrio se comenta que a partir de ese momento alguien se llama la perra de lalo.

anita dijo...

lalo es la perra de bola?!!!

Lola dijo...

jaja y que pasó???

Lalo dijo...

nono, una persona normal tomaria esa apuesta y la realizaria, despues de semejante oferton en la que yo tenia todo por perder y nada que ganar, mi contrincante no se digno a levantar el guante.
shame on him.