23 de febrero de 2011

Los adioses.

Sueño que estoy en la playa, está nublado y el mar está revuelto, estoy solo. Por la linea del horizonte donde el mar se mezcla con el cielo pasa un tren a toda velocidad, le empiezo a gritar para que pare hasta que me doy cuenta que es inútil, entonces pasa un rato en el que solamente me limito a verlo pasar, desde el costado aparece mi viejo y me pregunta: "Y? ya te despediste?". Yo le contesto que creo que sí.
Entonces miro a mi viejo y ahora tiene colgada una guitarra y me canta un tema de Zitarrosa. El sueño se termina y me despierto pensando en las despedidas.
Hoy es miercoles, y un dia asi lluvioso igualito al de hoy tuve que aprender a despedirme a la fuerza de mi vieja. Todos los dias desde ese dia me costó levantarme y sentir que estaba en el fondo del pozo y que el resto del dia iba a estar tratando de salir del pozo para el dia siguiente levantarme de nuevo en el fondo del pozo.
Hace un tiempo cortito me dí cuenta que ya no estaba mas en ese pozo, que lo estaba mirando desde afuera, y que aunque no exista un amor incondicional, y que aprender eso sea algo que quizás cueste toda la vida, nunca voy a dejar de acordarme de toda la gente que se reunió al lado mio, armando esa especie de abrazo grupal para tratar de sostenerme. Y que gracias al calor que generó ese abrazo, hoy puedo estar sentado en mi cama escribiendo esto que no es otra cosa que un gracias.

5 comentarios:

Lucila dijo...

:) me gustó

exseñoM dijo...

Al corazón... Un abrazo.

Anónimo dijo...

lalo te amo

b.

MARIN BOLARI dijo...

hip hip hurra!

hip hip hurra!

Histerias de Vidas dijo...

abrazo virtual!